Nuestro blog | Clínica Sanares

Magnetoterapia, qué es y para qué sirve

Publicado por el 19 Nov, 2014 en Varios | 2 comentarios

Magnetoterapia, qué es y para qué sirve

La magnetoterapia es una terapia física que consiste en la aplicación de campos magnéticos. Es una de las más utilizadas en fisioterapia. En un principio el uso era casi exclusivo para favorecer la regeneración del tejido óseo, es decir, en la consolidación acelerada de fractura y en procesos artrósicos. Hoy en día ofrece múltiples aplicaciones por su efecto regenerador en todo tipo de tejidos. En el sistema circulatorio, aparato locomotor (huesos, tendones) e incluso en patologías de la piel. En fisioterapia nos ayuda en procesos inflamatorios y patologías que cursan con dolor local gracias a su alta penetración en el cuerpo humano y en su efecto regenerador. ¿QUE OCURRE CUANDO APLICAMOS UN ESTIMULO DE MAGNETOTERAPIA EN UNA PARTE DEL CUERPO? Esta estimulación genera una vibración de los receptores magnéticos que hay dentro de las células. Está a su vez genera una función de armonización dentro de la membrana celular, concretamente sobre la Bomba Sodio-Potasio, prologando a su vez cambios en la estructura iónica del tejido óseo (mejorando la calidad del hueso). Para entender mejor el funcionamiento de la magnetoterapia y sus beneficios vamos a ir explicando algunos de los casos en los que lo utilizamos y como actúa. Artrosis, fracturas: Como regenerador celular. Activa el metabolismo celular acelerando el proceso de consolidación del hueso. Esguinces de tobillo, tendinitis crónicas y agudas: por su efecto antiinflamatorio. Va a reactivar la circulación tanto linfática como sanguínea. Existirá un aumento de la vascularización de la zona. Ayudará a disminuir la inflamación local. INDICACIONES Vamos a enumerar las múltiples aplicaciones que puede tener la magnetoterapia: Traumatología: fracturas, contusiones, luxaciones, tendinitis, epicondilitis, contracturas musculares, esguinces, lumbalgias, ciáticas, hernias y protusiones discales, latigazo cervical, pseudoartrosis… Reumatología: osteoporosis, artritis, fibromialgia, artrosis… Neurología: neuralgia del trigémino, migrañas, cefaleas, sinusitis, dolor de tipo nervioso en general, en algunos casos de síndromes vertiginosos… Cirugías: cicatrización de heridas, úlceras varicosas en las piernas, quemaduras… Medicina Interna: asma bronquial, úlcera gástrica crónica, nefrosis, insuficiencia hepática, trastornos de la circulación cerebral. Trastornos derivados del estrés: inquietud, insomnio, cefaleas tensionales, taquicardias emocionales… CONTRAINDICACIONES La magnetoterapia está contraindicada en personas con cáncer en fase aguda o sospecha de ello ya que estimula la proliferación células cancerosas. Se desaconseja su uso en mujeres embarazadas. En pacientes que lleven marcapasos las ondas de la magnetoterapia pueden interferir con el mismo. Tendremos precaución con pacientes con osteosíntesis anteriores a 2006, ya que anteriormente se utilizaba material férrico, por lo que será necesario que verificar el material de la prótesis. Igualmente en tatuajes de hace más de 15 años, ya que se utilizaba pintura con contenido en hierro. Habrá de prestarse un especial cuidado en pacientes con problemas de coagulación y heridas hemorrágicas por su efecto vasodilatador.   Ester Llorente de Rivas Fisioterapeuta y...

Leer más

Homeopatía para mejorar y mantener la salud y la calidad de vida

Publicado por el 3 Nov, 2014 en Homeopatía | 0 comentarios

Homeopatía para mejorar y mantener la salud y la calidad de vida

Se puede considerar incluida en lo que podríamos llamar “medicina complementaria”. En modo alguno debería considerarse ningún sistema médico como “alternativo”. Cualquier disciplina que pueda incluirse dentro de la medicina sería “complementaria”, en cuanto al intento de mejorar y mantener la salud de un individuo, y su calidad de vida. Quizá a través de lo que se explica en textos de distintos profesionales de esta “disciplina” se pueda hacer una aproximación a lo que significa… “La homeopatía es un método altamente sistemático con el que se estimula la fuerza vital del cuerpo, para curar la enfermedad”… (Vithoulkas). “Este método terapéutico consiste en dar al individuo enfermo, en dosis débiles o infinitesimales, la sustancia que, administrada a un individuo sano, provoca en él síntomas semejantes a los del enfermo”…(J.Jouanny, J.B.Crapanne, H.Dancer, J.L. Masson) Es decir, se utilizan sustancias que han sido experimentadas en sujetos sanos; anotando cuidadosamente todo lo que aparece en ellos, al tomar el preparado. Estos datos permitirán luego encontrar el “similimum”; el medicamento que más se asemeje a los síntomas del paciente.   “La homeopatía es una terapia poderosa y efectiva, pero también exige mucho del paciente. No se obtiene nada a cambio de nada. El paciente debe aprender a examinar aspectos de la vida que generalmente pasan desapercibidos para la mayoría de las personas y este examen debe ser despasionado y objetivo”  (Vithoulkas). Cada paciente tiene su propia forma de reaccionar frente a una causa de enfermedad y por tanto hay que buscar aquel remedio que esté más en consonancia con cada uno, en cada momento. Para ello, es necesario que explique cómo se siente, qué es lo que percibe, cual es su vivencia del proceso que está viviendo… “Para la homeopatía lo que hay que tratar siempre es el desequilibrio de la fuerza vital, que se manifiesta de forma individualizada en esta persona y no en el órgano enfermo…” …”el genio Hanemann creó un método que permite que se pueda individualizar la enfermedad. Con la homeopatía se trata la enfermedad individualizada, estudiada en todas sus manifestaciones, revelándonos como ha sido alterada la fuerza vital,… lo que hay que percibir es la alteración de la fuerza vital” (Shuji Murata) En cada caso, actuaremos de modo que ayudemos al organismo a restablecer su equilibrio; equilibrio que puede ser alterado por numerosas causas… Para  el Dr. Manel Mateu, la homeopatía está indicada en las situaciones siguientes: En las enfermedades crónicas En las enfermedades agudas La prevención de las recaídas Complementaria en la cirugía y en traumatología Primeros auxilios La homeopatía sería, por tanto, un instrumento a tener en cuenta para que un ser vivo se acerque más a su estado de salud; desde un enfoque personal e individualizado, en un trabajo conjunto con el paciente, para buscar el restablecimiento integral del sujeto. Se podría concluir esta breve exposición con las siguientes frases: “La principal preocupación del médico homeópata es “encontrar” el remedio similimum correcto que curará la enfermedad y su causa” (Dra S.L.Vallespir) …“¡Acción! Que dará en su momento el empuje necesario en el mismo sentido de la enfermedad para ayudar a echarla fuera. No se opone a ella.” (Dra S L Vallespir)   Dra. María Ángel Rojo Prados Médico Homeópata Especialista en Medicina...

Leer más

Una ayuda para tomar conciencia de la respiración

Publicado por el 27 Oct, 2014 en Terapia Craneosacral, Varios | 0 comentarios

Una ayuda para tomar conciencia de la respiración

Para tomar conciencia de nuestra respiración es muy útil conocer mejor nuestra anatomía. Te enlazo los siguientes vídeos con el objetivo ayudarte a visualizar partes de la anatomía que nos suelen resultar desconocidas o tenemos una idea de su estructura diferente de la que es en realidad. El audio no es importante, lo que me gustaría que observaras con detenimiento son las imágenes. La primera parte importante en la respiración y una de las más desconocidas es el diafragma: Fíjate en que está totalmente «metido» dentro de la caja torácica y lo mucho que sube y baja mientras respiramos. Es una bóveda profunda en relajación (al final de la espiración) que se aplana en la inspiración y expande así las costillas hacia fuera y hacia delante. El segundo vídeo nos muestra los movimientos respiratorios de la caja torácica y su contenido en armonía: Fíjate en el movimiento conjunto de las costillas, el diafragma y los pulmones. En hueco que queda entre los pulmones y el diafragma, en el centro, está vacío en el vídeo pero en realidad está ocupado por el corazón, que descansa directamente sobre el diafragma y, por tanto, se mueve con él en la respiración. Te presento además un pequeño recopilatorio de imágenes que ilustran de nuevo el diafragma y la caja torácica. Toma nota de lo grande que es el diafragma (aunque es muy fino, algunos libros de anatomía dicen que tiene unos 3 mm de grosor). Se inserta siguiendo todo el reborde costal. Algo muy llamativo e importante es su inserción en las vértebras lumbares, hasta L2 y L3 (L3 y L4 en algunos textos). A esto lo llamamos pilares del diafragma y son clave por las relaciones que tienen con la arteria aorta y los músculos psoas, que relacionan la zona lumbar con la pelvis y los miembros inferiores. Los pilares del diafragma contribuyen a unificar el movimiento de toda la columna durante la respiración. En estos dibujos sorprende lo grandes que son y lo altos que llegan los pulmones. Puedes palpar tus primeras costillas justo detrás de las clavículas. Los pulmones llegan hasta esa altura. Por la espalda, la pleura alcanza las últimas vértebras dorsales. Sin embargo, por delante se quedan más altos de lo que solemos pensar, llegando sólo a la altura de la 6ª costilla en la espiración (un poco más abajo del pezón). Visualizar la dinámica de nuestra anatomía mientras respiramos es un ejercicio que nos aporta muchos beneficios. Nos sitúa en el momento presente y le da la oportunidad a nuestro cuerpo de soltar viejas tensiones al hacerlas conscientes. Es importante tomarse un tiempo para nosotros, relajarnos y observar nuestra respiración. Ahora que conoces un poco más sobre el diafragma y otras partes de la anatomía relacionada con la respiración, toma conciencia de ellas, visualizándolas y sintiéndolas.  (Los dibujos están extraídos del libro «Anatomía para el movimiento» de Blandine Calais)   Sonia de Diego Babarro Fisioterapeuta, Osteópata Terapeuta Craneosacral...

Leer más

Aprendiendo a escuchar mi cuerpo

Publicado por el 8 Oct, 2014 en Psicología | 0 comentarios

Aprendiendo a escuchar mi cuerpo

Mi cuerpo… Ese extraño que a veces se pone malo cuando llegan las vacaciones, que hace que mi corazón se ponga a mil cuando tengo que hablar en público, que hace que me maree durante ciertas épocas, del que me duelen partes aleatoriamente. Ese cuerpo que se llena de tristeza, alegría o rabia en ocasiones. Esa parte de nosotros que necesita comer en exceso o fumar. Ese viejo conocido al que no se le hace caso hasta que no se queja. Ese compañero en la vida que a veces nos cuesta hasta mirar. ¿Por qué justo ahora? ¿Por qué pasa esto? Quizás es complicado saber todas las respuestas, cada cuerpo tiene las suyas propias. Lo importante es aprender a escuchar mis propias señales. Darnos una nueva imagen, por ejemplo, un corte de pelo, ropa nueva, una nueva forma corporal mediante ejercicios o dietas indican que dentro de nosotros se está produciendo cambios. Y es que el cuerpo le habla a las emociones y viceversa. Por ejemplo cuando pasamos por un mal momento emocional se nos tensan músculos que pueden convertirse en zonas de dolor. El cuerpo se descompensa, se queja, enferma. ¿Y si aprendiésemos a detectar esas alarmas? A través de diferentes ejercicios, podemos  escuchar y conectar nuestro cuerpo con nuestra mente que al fin y al cabo son parte de un mismo organismo que fluyen de forma natural. ¿Te has parado hoy a escuchar tu cuerpo? ¿Y si cierras los ojos un momento y pones la escucha “hacia dentro”? Un simple minuto. Abstráete de los ruidos y siente cómo está tu cuerpo. ¿Qué te dice? Aprender a escuchar a mi cuerpo, conectarlo con mis emociones puede ser muy beneficioso. ¿Por qué? Porque cuando más se de mí, mejor me puedo entender, más información puedo obtener y mejor me puedo cuidar. Al fin y al cabo, es una forma de crecer interiormente ¡y eso se nota exteriormente!   Lidia Mora Valenciano Psicóloga individual y de grupo Terapeuta familiar y de...

Leer más

¿En qué consiste la Terapia Craneosacral?

Publicado por el 11 Ago, 2014 en Terapia Craneosacral | 0 comentarios

¿En qué consiste la Terapia Craneosacral?

La Terapia Craneosacral nació como una parte de la Osteopatía, pero es tan completa que se ha convertido en una terapia en sí misma. El sistema craneosacral engloba el Sistema Nervioso Central y los huesos y membranas que lo protegen y rodean. La parte que lo hace una unidad funcional estructuralmente es la duramadre, que es la meninge más externa. Imagina un globo que tapiza por dentro tu cabeza (rodeando el encéfalo) y un tubo que rodea toda la médula espinal hasta el sacro. Todo ese tejido continuo tiene unas zonas en las que se ancla más a los huesos: en el sacro, en las cervicales altas y en el cráneo, especialmente en el agujero occipital. Por eso llamamos al conjunto sistema craneosacral. Del sistema craneosacral parten unos movimientos rítmicos que se trasmiten a todo el cuerpo. Cualquiera los puede percibir con una palpación suave y un poquito de entrenamiento. Es lo que llamamos “escucha”. Estos ritmos han de expresarse libremente en todo el cuerpo. Cuando un tejido corporal no los expresa es porque tiene una restricción, un bloqueo, que puede deberse a un traumatismo físico, factores emocionales y mentales, toxicidad (fármacos, alimentación), etc. Lo que hacemos en Terapia Craneosacral es crear las condiciones apropiadas para que el cuerpo, que tiene una sabiduría infinita, libere él solito las restricciones. Por eso el terapeuta no dirige la sesión, sino que respeta y acompaña en todo momento las prioridades del sistema. De esta forma el trabajo es muy profundo, abarcando todos los aspectos de la persona, pero a la vez muy suave y seguro. Y como es el sistema el protagonista, el tratamiento es personalizado y cada sesión es completamente única. La sesión se desarrolla con el terapeuta colocando sus manos suavemente en contacto con distintas zonas del cuerpo y la persona que recibe la terapia comunicando las sensaciones que va teniendo, para ayudar así al proceso. Suele ser profundamente relajante.   Sonia de Diego Babarro Fisioterapeuta y Osteópata Terapeuta...

Leer más

El descubrimiento del periné

Publicado por el 23 Jul, 2014 en Suelo Pélvico, Varios | 0 comentarios

El descubrimiento del periné

Se oye cada vez con más frecuencia hablar del periné, relacionándolo a menudo con la mujer durante el embarazo o al mencionar las incontinencias urinarias. Sin embargo, el periné merece una atención especial por muchas otras razones cuando se quieres mejorar la armonía del cuerpo, tanto en hombres como en mujeres. El objetivo de ejercitar de diversas maneras el periné es no sólo aumentar su fuerza sino también su coordinación con la respiración, mejorando sus respuestas y adaptación a las acciones cotidianas y prácticas corporales de cada uno. La pelvis es el continente óseo del periné, es decir, su “casa”, por lo que es esencial dedicar tiempo a reconocer nuestra propia pelvis, a través de contactos, presiones, apoyos y movimientos. Proponemos para ello el siguiente ejercicio: Sentado, sitúa tus manos en las crestas iliacas, la parte más alta de la pelvis. Observa las zonas óseas en las que te apoyas: dos salientes llamados isquiones. Ahora reconoce tu cóccix por detrás, donde finaliza la columna, y el pubis, la parte ósea más anterior de la pelvis. Tu periné se encuentra entre estas cuatro referencias óseas, tomate tiempo para identificarlas y sentirlas. Contraer y ….RELAJAR. Los dos estados son necesarios, en alternancia, para que esta zona se mantenga adaptable y viva. Al explorar la relajación del periné se consigue desarrollar una gama de matices más amplia: es posible contraer con potencia o hacerlo delicadamente, delante o detrás, en un lado o en otro, desarrollando un periné más eficaz, más reactivo y adaptativo. Proponemos este ejercicio para ir empezando a desarrollar esta sensibilidad: Haz como si buscaras acercar los cuatro puntos óseos descritos en el ejercicio anterior, los dos ísquiones, cóccix y el pubis. Siente tonificarse la zona entre estos cuatro puntos. Cuando contraigas debes buscar la impresión de acercar estos puntos y cuando relajes, imagínate que pones mucha distancia entre ellos. El periné es importante que se mantenga por tanto elástico y flexible, incluso cuando se fortalece. Existen ejercicios variados, en concreto en posiciones asimétricas, que mantienen a la vez la fuerza y elasticidad de estos pequeños músculos. Para ello te invitamos a realizar el siguiente ejercicio: El estiramiento de los músculos del periné es difícil de apreciar ya que se insertan en el interior de la pelvis. Pero sí es posible hacerlo mediante movimientos muy amplios de las caderas. Estos movimientos se facilitan con una larga banda ancha de tela que sostiene el peso de la pierna, estirando los músculos del periné y los que se relacionan con ellos. La raíz del equilibrio. El periné proporciona los cimientos, el fundamento del tronco. A menudo, las personas que tienen debilitada esta zona de su cuerpo refieren sentirse como desarraigadas de su base, desequilibradas. Podemos imaginar entonces que despertar esta zona de apoyo y desarrollar su fuerza equivale a construir una raíz más presente, más firme. En la prevención del dolor de espalda, los músculos del periné permiten construir más fielmente el equilibrio postural para una buena relación entre la pelvis y la columna. Bienestar perineal equivale así a bienestar postural. Proponemos finalmente este ejercicio para ello: Intenta mantener el equilibrio sobre un solo pie y sobre una superficie inestable como puede ser un cojín. Mantener el equilibrio requiere estar centrado, algo que sentirás que es más fácil si sincronizas el trabajo de...

Leer más

Posiciones para dormir

Publicado por el 16 Jun, 2014 en Fisioterapia y Osteopatía, Varios | 0 comentarios

Posiciones para dormir

Una de las claves más importantes para un buen descanso por las noches reside en la postura que tengamos para dormir. En el siguiente artículo repasaremos las diferentes posturas que adoptamos, cuáles son las no recomendables y las que nos proporcionarían un sueño reparador, y recomendaciones según los problemas físicos que tengamos: cervicalgias, lumbalgias, dolores de hombro, problemas de digestión…. Posición de lado o posición fetal Suele ser la más recomendada en general, independientemente de los problemas físicos que tengamos. Con las piernas y caderas flexionadas y el cuello en la misma línea del eje de la columna. Para obtener una buena alineación de toda la columna debemos elegir una almohada con la altura suficiente para mantener dicha alineación, el mismo ángulo que cuando nos mantenemos en pie./li> Una almohada entre las rodillas para evitar las rotaciones de la columna lumbar./li> Si el costado que elegimos es el derecho, deberemos flexionar la cadera y la rodilla izquierda, independientemente de que la otra rodilla se mantenga o no recta y girar los hombros. Boca arriba Es una de las posiciones que también se suele recomendar, pero con algunos matices: La columna debe descansar sobre el colchón y la cabeza estar bien apoyada sobre la almohada Se puedes colocar una pequeña almohada debajo de las rodillas para corregir la curvatura lumbar que tengamos y así la zona lumbar pueda descansar y apoyarse completamente sobre el colchón. Almohada: no muy alta. La altura suficiente para que la cabeza esté alineada y a la altura de los hombros. Una almohada demasiado alta mantendría el cuello en una flexión excesiva y provocaría contracturas cervicales. Demasiado baja provocaría una hiperextensión cervical. Dormir boca abajo Aunque sólo una minoría de la población duerme en esta posición, es la menos recomendable. Con esta postura corporal, la columna se fuerza a una posición contraria a su forma natural. En primer lugar provoca que la columna vertebral adquiriera una curva poco natural y muy perjudicial para la salud de la espalda, debido a la torsión y posiciones forzadas que se producen. Por otro lado para poder respirar nos vemos obligados a girar el cuello durante demasiado tiempo, corriendo el riesgo de que se puedan producir contracturas o lesiones cervicales. Esto es debido a la torsión y tensión excesiva que soportan las vértebras en esta posición. En este caso el uso de una almohada se desaconseja totalmente, ya que además de tener girado hacia algún lado el cuello, se obliga a mantenerlo hacia atrás. También si nos acostamos muy pronto después de cenar, al estar sobre nuestro abdomen, comprimimos el estomago, y eso para los que sufren de reflujo lo activa o puede ser precursor de ello. Ahora detallaremos las recomendaciones a la hora de dormir según los diferentes problemas que tengamos: RONQUIDOS Si roncas por las noches, no duermas boca arriba, duerme de lado con una almohada entre las piernas para facilitar la respiración. Una forma para evitar darse la vuelta es coger una almohada entre las piernas y abrazarla con el brazo de arriba. DOLOR DE HOMBRO Evita dormir sobre el costado del hombro dolorido. Mejor duerme boca arriba, o si duermes de costado coloca una almohada a la altura del pecho y descansa el brazo sobre ella, casi como si estuvieras abrazando a otra persona. DOLOR DE...

Leer más

El momento presente

Publicado por el 27 May, 2014 en Terapia Craneosacral, Varios | 0 comentarios

El momento presente

Muchas veces nos hablan de que hay que estar en el momento presente, pero ¿sabemos realmente qué significa eso? Voy a poner un ejemplo: te encanta pintar cuadros. Una tarde de repente sientes la necesidad de ponerte delante de un lienzo, coger tus óleos y pinceles y entregarte al arte. ¡Y lo haces! Entonces ocurre algo mágico: te metes de tal manera en lo que estás haciendo que pierdes la noción del tiempo, lo disfrutas, no hay otra cosa en el mundo, incluso tienen que repetir tres veces tu nombre antes de que te des cuenta de que te están llamando. De una manera natural y sin proponértelo, sin ningún esfuerzo, estás completamente en el momento presente. El psicólogo Mihály Csíkszentmihályi lo llamó “fluir”. No me malinterpretes, no quiero decir que uno tenga que aislarse del entorno para estar en el momento presente, más bien al contrario. Lo que me interesa es el estado de tu mente en ese momento creativo. Apenas hay pensamientos, la atención está libre de una manera natural y no forzada, se mueve por el lienzo, el pincel y los colores sin que tengas que pensar cómo se hace o cómo quedaría mejor. Simplemente lo sabes y lo haces. Se fusionan la acción y la consciencia. Y disfrutas enormemente. En ese rato que pintas completamente embebido en lo que haces no hay recuerdos que te entristezcan ni ansiedad por los resultados. Lo primero sería estar en el pasado y lo segundo en el futuro. Estás en el momento presente. Obviamente no todo el rato podemos hacer esas cosas que nos apasionan y nos llevan a ese estado, pero sí podemos educar nuestra mente para que se centre en el momento presente, al menos de manera periódica (recordárnoslo de vez en cuando). ¿Cómo? Hay una parte de nosotros que siempre está en el aquí y el ahora: es nuestro cuerpo. Simplemente dejando que toda nuestra atención se centre en nuestra respiración unos segundos estamos cortando el flujo incesante de pensamientos. Observando cómo es nuestra postura estamos en este segundo preciso, no en el próximo ni el anterior. AHORA. ¿Y qué beneficios tiene esto? Bueno, no voy a desvelarlo todo, ésta es una de esas cosas que uno tiene que descubrir por sí mismo, pero daré una pista: es ahora cuando puedes cambiar las cosas. El futuro sólo existe en tu imaginación. Al pasado sólo puedes volver rememorándolo. Si estás tenso mientras haces una de esas tareas cotidianas en casa o en el trabajo, ven al momento presente, observa tu respiración, tu postura… Tienes la posibilidad de cambiarlas. Y es muy probable que cambiándolas cambies tu estado de ánimo. Y entonces también cambian tus pensamientos. Y quizá esa tarea salga mejor. O te des cuenta de que necesitas unos minutos de descanso. ¿La conclusión? Has tomado las riendas de ese momento. Has dejado de ser un autómata dirigido por… ¿quién? (ésa es pregunta para otro día) y has decidido tú. Conscientemente. ¡Haz la prueba! Sonia de Diego Babarro Fisioterapeuta, Osteópata y Terapeuta...

Leer más

Grupo de Crecimiento Personal

Publicado por el 5 Feb, 2014 en Psicología | 0 comentarios

Grupo de Crecimiento Personal

¿Te gustaría tener un sitio fuera de tu círculo de familia y amigos donde poder compartir tus problemas, ideas y emociones? ¿Conocer gente? ¿Poder escuchar y ayudar a otras personas? ¿Tener un espacio donde no sentirte juzgado? Existen grupos de crecimiento personal donde puedes compartir, aprender y ayudar a los demás. Al fin y al cabo, conocerte mucho más a ti mismo, mejorar las relaciones y crecer personalmente. El grupo de crecimiento personal es una forma especial de terapia en la cual un grupo pequeño se reúne, guiado por un/a psicoterapeuta profesional, para ayudarse individual y mutuamente. Provee un contexto para compartir los problemas o preocupaciones, comprender mejor la propia situación, y aprender junto con las demás personas. Ayuda a conocerse a sí misma/o, y también a mejorar sus relaciones interpersonales. Nos ayuda a realizar cambios importantes para mejorar la calidad de la vida. En los grupos de encuentro, puedes expresarte de manera totalmente libre y honesta, puedes hablar con otras personas en un espacio totalmente respetuoso. Puedes conocer problemas desde otros puntos de vista diferentes a los tuyos o los de tu círculo habitual de familia y amigos. Así, los miembros del grupo no sólo aprenden de sí mismos y sus propios problemas, sino que actúan también como «ayudantes terapéuticos» de los demás. Puede que pienses “habrá que tener un problema  importante para estar ahí metido”. La verdad es que no es necesario. Todos tenemos nuestras necesidades y emociones que nos ayudan a crecer. Nuestros miedos y nuestras potencialidades. Cualquier tipo de persona es bienvenida. Y no pasa nada si al principio nos sentimos incómodos o tímidos. Cada uno necesitamos nuestro tiempo para adaptarnos. Cuando dejamos sacar lo interior enriqueciéndolo con otras formas de ver la vida, ayudando a otros en el camino, estamos creciendo. Lidia Mora Valenciano Psicóloga individual y de grupo Terapeuta familiar y de...

Leer más

¿Qué es la Homeopatía?

Publicado por el 15 Ene, 2014 en Homeopatía | 0 comentarios

¿Qué es la Homeopatía?

Sería un tanto complicado definir exactamente lo que es homeopatía, ya que al ser una disciplina que intenta abordar al ser humano en su conjunto, resulta tan complejo como este mismo. Podemos acudir a una definición que da el “diccionario terminológico de ciencias médicas” de Salvat editorial, en su 11ª edición: «Sistema médico y terapéutico alemán, ideado por Samuel C. F. Hahnemann (1755-1843) que se funda en los siguientes principios: Ley de los semejantes, similia similibus curantur: las enfermedades se curan por sustancias que producen efectos semejantes a los síntomas específicos de las misma. Dinamización de las dosis infinitesimales: las drogas producen tanto más efecto, cuanto más diluidas. Individualización del enfermo y el medicamento.” Con ayuda de diferentes autores, profesionales de esta disciplina en diferentes momentos de los últimos 200 años, intentaré concretar estos conceptos: Sistema médico: Hahnemann desarrolló el método homeopático en el siglo XVIII. “Su conocimiento de los textos hipocráticos sobre la relación terapéutica de similitud llevó a Hahnemann a investigar en la literatura médica otras observaciones a favor de una acción curativa mediante lo semejante” (Dr. D. Demarque). Ley de los semejantes: “La palabra “homeopatía”, que Hahnemann creó para designar su nuevo tratamiento, se deriva del griego y significa ”padecimiento semejante”…consiste en tratar las enfermedades con sustancias medicamentosas que en el cuerpo sano producen efectos semejantes al cuadro patológico que se desea curar” (Dres. Haehl- Hering). Dinamización: “Los medicamentos homeopáticos se preparan a partir de sustancias que pertenecen a los tres reinos de la naturaleza. Las  tinturas madre y los productos solubles constituyen sustancias base que son diluidas a continuación…, sabiendo que después cada dilución es sometida a una agitación enérgica, con un aparato llamado dinamizador.”(J. Jouanny, J.B. Crapanne, H. Dancer, J.L.Masson. Individualización: “…debe tomarse en consideración todo lo que puede averiguarse de la constitución física del paciente (especialmente cuando la enfermedad es crónica), su carácter moral e intelectual, su ocupación, modo de vivir y costumbres, sus relaciones sociales y domesticas, su edad, funcionamiento sexual, etc” (S. Hahnemann) Dra. María Ángel Rojo Médico...

Leer más